31 de diciembre de 2011

Fin de año


Los años son una medida del tiempo creada por el hombre, una creación del hombre, quizás con la finalidad de creer de esa forma poder controlarlo pero solo de una manera ficticia porque el tiempo no es controlable como tal, su existencia se debe solo a nuestra necesidad de creen que avanzamos, a nuestra necesidad de definir el transcurso, el devenir, el fluir de las cosas y de la vida.
Es en este contexto, quizás mediante esta explicación, la cual me permite decir que este año ha sido un gran año para mí... ¡Sí!, a pesar de esa universalidad el tiempo también resulta ser individual, esta intrínseco en él esa dualidad... (Continuando) Este año ha sido el que me permitió volver a reencontrarme (aunque nunca me perdí) y poner nuevamente en duda a cada instante cuanto de mi existe en mi y creo haberlo logrado enteramente por el momento.

28 de diciembre de 2011

Golpes secos



¡Tac!, ¡tac!, ¡tac!, un resonar escuchado a la intemperie de su mente, golpes secos  en secuencia sincrónica, pereciendo las ilusiones acromáticas, golpes secos retumbando en el vacio con un eco que no dejaba de aparecer.
                El corría dentro de su mente aunque afuera parecía ser una estatua, mezclando dos mundos que aparentan nunca reconciliarse: el estático y el devenir, en continua transformación, pero solo de mera manera simbólica. El retumbar no frenaba pero a pesar de la alteración inicial  tendía a producir calma en su mente y el ya no corría, quizás no correría nunca más, ahora él se entregaba a pleno en esa zamba, la abrazaba y la agarraba sin dejarla ir, ahora esos golpes secos podrían llegar a convertirse en sus prisioneros, pero ambos tenían cuidado, él no quería convertirse en amo y ellos no deseaban ser prisioneros.

24 de diciembre de 2011

Una lágrima profuga


Una lágrima se figura en su ojo, un nuevo fracaso, otro rechazo trasladado en forma física a su ojo y ella la espera con ansia aunque esta vez no hubiese preferido que esta debiese aparecer. Una lagrima, una pequeña gota de agua salina con otros compuestos, producto de un proceso químico, pero nos olvidamos que es un determinado estado el cual le pide a la industria la fabricación de estas lagrimas y nos olvidamos de su carga, de todo lo que ella significa, del dolor, de la perdida, de una nostalgia, ¡un rechazo!. Y ella no tiene más remedio que esperarla, no la desea pero ya está resignada al milagro de la tristeza, a la puesta en escena de esa extraña belleza, pero volvamos a aclarar, “no era lo que ella esperaba”, ni siquiera lo imaginado, alguien debería responderle dice su mente ante el suceso.  Ella, quien poco se arriesga y sin embargo cada vez más solidifica su muro creyendo poder ocultarse así de los sentimientos, de los dañinos y por consecuencia de los  benignos también porque por esas desgracias de la vida el muro no distingue ni discrimina, el muro termina apartándole de todo, quizás esto pase debido al hecho que las cosas esas vienen de a pares y no podemos elegir el set, el cuál creamos enteramente conveniente.
                Y todo esto acontece mientras esa lágrima nace, mientras se escapa fervientemente de su ojo con el fin de tener el mundo ante sí (ante sus propios ojos por más que sepamos que las lágrimas no poseen ojos) y recorre en esa aventura miles de micrómetros tomándose su propio tiempo (no, la lagrima no posee un reloj), pero… ¿A alguien se le habrá pasado por la cabeza que cada tristeza posee su propio tempo?, Y ella la contempla, ve su tímido movimiento mientras se transporta a otras realidades, a realidades ajenas, pero ni siquiera es capaz de encontrar en la imaginación aquello, el cual pudiese ser artífice de hacerla olvidarse de ese rechazo. Hasta la ilusa por momentos fugaces se atreve a pensar que el hecho de creer que lo está olvidando no lo hace recordarlo, porque no podemos decir nos estamos olvidando de… sin recordarlo en ese preciso instante.
                Y esa lagrima decide caer, tirarse al abismo e impactar contra el suelo quien determina su corta vida dándole muerte, y en ese instante el tiempo se paraliza, se adormece y se ralentiza todo para hacerle notar a ella, que era parte de una experiencia más, parte de la vida y de su  continuo fluir y por la misma razón no siempre será posible esquivarla.
                Ella lo sabe, no lo niega, pero… pero le encantaría poder negarlo, le encantaría no saberlo. Sin embargo una nueva lágrima huye de su ojo para recordarle que esas cosas así nomás no se pueden olvidar. Y ella se acuesta… y quizás, repiten los ecos de su palabras en el vacío, quizá los sueños funcionen, logren un poco del olvido que ella necesita y sabiendo ella de antemano que el olvido no viene liquido, en tragos raros y menos en pastillas decide de igual manera utilizar las pastillas para poder dormir más tranquila.
                Y una lágrima recorre su mejilla…

21 de diciembre de 2011

Sensaciones



                Quizás resultase extraño, por lo menos a él le pareció de aquella forma, sentirse solo en ese mundo moderno que lo rodeaba y lo abrazaba pero al mismo tiempo el quedaba asilado gritando y respondiendo a sus propios ecos, frenando para escuchar el resonar de sus pasos, solo sus pasos en ese vacío de ruidos, en el silencio. Sentía poder salir de sí mismo y mirarse a través de los espejos, sentado, casi acurrucado en la esquina de esa habitación mientras de reojo atravesaba su mirada la rendija de aquella puerta ubicada en un costado, la cual le permitía ver el mundo entero intranquilizándolo y se metía cada vez más dentro de sí. Pero a veces se animaba a más, se levantaba y abría un poco la puerta permitiendo a los espejos reflejar el mundo y el reflejo lo atormentaba, no el mundo, solo el reflejo al que él estaba sometido, aunque deberá comprenderlo algún día, mientras tanto permanece solo en ese rincón, dejando al tiempo pasar en ese exterior inmutable al tiempo.

18 de diciembre de 2011

Loca

" barely legal " dibujo realizado por Brenda Opazo (una gran amiga)
                Comenzó todo en un paseo al delirio, a través de una entrada de dudosa salida, como una invitación engañosa y ella de un brinco saltó, como si fuese desde un trampolín, a ese mar de sueños sin temor a ahogarse, por más que las olas del mar la alejen interminablemente de la costa de la realidad. Ella sabiéndose experta nadadora no temió naufragar entre sueños y utopías, ella se encuentra deseosa de poder unir con un puente la costa con la isla a la cual pertenece, una isla donde los sueños y las utopías toman sus siestas y descansos mientras esperan por el fin de sus vacaciones para poder arribar en patota a la costa y de tal y cual forma transformar de un santiamén la realidad. Pero eso aún no ha sucedido, aún no y ella prefiere nadar hacia ellos, en busca de ellos y por ello todos al unisonó la tildan de loca, a través de un megáfono como quién tilda a cualquier letra por el hecho de creerlo conveniente, al verla nadar en el delirio.
   
             Y yo que les puedo decir de ella, la loca, quien es capaz de vivir sacando de esta vida su máximo provecho, ella le pone a todo sus sentimientos quien se espanta por las injusticias y es quien más se alegra por esas pequeñas cosas…
                Y en este mundo de cuerdos los locos son seres extraños totalmente incomprendidos y no valorados.

14 de diciembre de 2011

Recuerdos


Se encontró cuestionándose esos últimos sucesos, los creía tan reales en su momento y sin embargo  AHORA... ahora los pensaba como algo ficticio, que le pertenecía enteramente a su mente, a la imaginación desarrollada por SU mente, -¿cuánto de todo ello habrá existido en realidad?, ¿cuánto habrá sido un invento?- se atreve a pensar, moviendo los hechos, cuestionándolos, colocándolo en tela de juicio, inspeccionándolos de pies a cabeza, de arriba a abajo. Recuerda haber leído ese mensaje dirigido a él en una servilleta de papel, luego salir casi sin pagar de ese bar en busca del primer colectivo, el cual partiese hacia aquellos lares, sacar de la billetera un par de billetes y pagar el pasaje, se siente allí mientras lo recuerda, lo siente tangible, lo cree tan real que le parecía inexplicable la posibilidad del invento, pero se vuelve a meter en esos recuerdos, viajando en el colectivo el cuál esta arribando a la terminal donde hace rato lo están esperando, los ve muy real como para pensar que sean producto de su imaginación, pero el tiempo parece presentar caducidad, tener impresa ya la fecha de vencimiento y él a estar condenado de antemano, por mas intento a rehuirle…
Él ahora debe discutirle a unas señoritas quienes intentan convencerlo de todas las maneras posibles de la falsedad del mundo creado por ese gran arquitecto interior, creado por su cerebro y el afirma en esas discusiones no ser ningún terco, llegando a exasperarse, brotando de sí una violencia que la cree contenida, impidiendo pronto el movimiento de sus brazos en aquel lejano lugar donde unos locos desean quitarle sus más preciados recuerdos. Pero algo lo está dejando atrapado en ese lugar sin permitirle huir y él se arrincona en el cuarto manteniéndose en posición fetal sin poder sus manos  tomarse por alguna extraña rareza piensa  mientras sus ojos le ocultan la tela blanca que los contiene.

12 de diciembre de 2011

Cordura insana, cordura enfermante



Observas desde esa indómita posición al tiempo pasar, te acurrucas desde ese rincón lejano mientras ves los pies de las personas al andar, solo ves caras desfiguradas, rostros sin contornos. Creyendo tú mismo en tú locura decidís abandonarlo todo, alejándote sobre el abismo, columpiándote en ese fino cable del cual podes perder el equilibrio en cualquier momento, o peor: este se cortara como alguna vez ya se corto tú cable a tierra, y tú no te apresuras porque no debes hacerlo, porque sabes que no debes hacerlo, que el apresurarse en ciertas ocasiones es en vano y ahora a ti te gustaría que se apresuren los demás en llegar o por lo menos en abandonar ese paradigma idiota que para ti los gobierna y los esclaviza bajo un concepto de civilización tan alejado de la realidad, de su ser metafísico, que sin cuestionamientos se lo confunde con ella como si se pudiese confundir al diablo con dios y a veces lo sientes tan natural, lo ves tan natural que te enloquece el solo hecho de ver tantos cuerdos caminar como si nada en el mundo pasase. Te enloquece ver caretas y caras sin rostros, y rehúyes en dirección al delirio quien a brazos abiertos te espera sonriente, te espera con la sincera intención de brindarte cobijo, de brindarte contención, como un manicomio invitándote a la locura, un manicomio con la sana intención de transformar a todo cuerdo en un loquito más, un manicomio elevado a la -1.
Y tú descansa con una sonrisa entre tus labios.

10 de diciembre de 2011

Paredes!


Alguien se asoma por encima de la pared, mirando con cierta curiosidad hacia el horizonte, levantando la vista para alcanzar lugares más lejanos pero aquella pared se lo impide como una barrera, un obstáculo levantado entre él y el afuera. A veces asoma su mirada por las pequeñas aberturas con cierta nostalgia de algo que él no conoce, pero esa pared se extiende a lo largo y alto de su mirada, y el creyéndola un obstáculo difícil de atravesar ni lo intenta, permaneciendo de ese lado en solitario tirando una que otra piedra contra la pared con el único fin de pasar esas largas horas de aburrimiento, tristeza y soledad.
Y quizás todo sea producto de la perspectiva, de su visión, tal vez sus ojos lo estén engañando o él prefiera engañarse a sí mismo y la pared no sea tan alta sino unos pocos metros, quizás cinco, y el largo sea de apenas unos cientos de metros hacia ambos lados y sea él quien en ese maldito auto-convencimiento no sea capaz de esquivar aquel obstáculo.

7 de diciembre de 2011

Vaivén















Desperdicios de tinta en el diván,
los papeles desordenados sobre el suelo,
los revuelos de los pensamientos a full están
y los gritos al unisono buscan imposición.
Pero tu te encuentras tirando de ambos lados
y no sabes para cual partir, ni por cual rumbo optar,
mientras al oído izquierdo le susurran las ideas
y los sentimientos se colocan en el derecho.
Cuando las cosas se interpolan
tu te crees indeciso
vas de aquí para ya, en un solo vacilar
esperando por un fortuito suceso exagerado.
Gritas mientras callas
otorgas cuando hablas
defines en tus silencios
y confirmas sin palabrerías
te caracterizas por la falta de ellas,
te piensas amo de la nada
y subordinado del todo
mientras alguien nunca te comprendió

4 de diciembre de 2011

Rumbos indeterminados


No sabía hacia donde se dirigía, hace tan solo media hora salió de aquella oscuridad sin dirección, sin rumbo aparente, sin punto cardinal, la rosa de los vientos mellaba por su ausencia y él brillaba en un extraño estado de triste alegría o alegre tristeza. No conocía de los polos porque no le era necesario, solo sabía distinguir entre luz y oscuridad. A él hacía rato se lo veía caminando, no poseía ningún rumbo, solo se encontraba como algún heroico capitán de barco manejando el timón sometido a la voluntad de los mares y de los vientos, solo se lo veía en aquellos paramos tan alejados como un David quien ansiaba de Goliat, como salomón sin la torta de los campesinos o Alejandro sin Grecia, el Cesar sin roma, como un viracocha quien naufrago en la búsqueda de su América. Él se encontraba en esa búsqueda, deseando un tesoro más grande que el de ali baba, más grande pero sin oro, diamantes ni demás piedras preciosas, era un compendio de sensaciones aquello que él deseaba despertar.
Sus pasos siempre se mostraron firmes, nunca dejo entrever una pizca de inseguridad, a pesar de que todos al unisonó opinasen que aunque a él le faltasen brújulas y mapas universales nunca podría perderse, el en su exterior ocultando su interior disipaba todas las sospechas de aquella verdad interior.
Él hacía rato divagaba y deambulaba de aquí y allá encontrándose totalmente perdido. En su soberbia no deseaba admitirlo, perdiéndose la oportunidad de la ayuda de alguien… quizás esperaba a alguien especial quien se percatase de su estado perdido

30 de noviembre de 2011

Desconexión mental



Desconexión armónica al infinito, pensando ser algo que sin certeza existe, mirando fijamente a las ilusiones aparecer y engañarse al tomarlas verdaderas mientras caminas hacia el abismo de las emociones sin mirar a los costados, sin mirar atrás y te preguntas si las cosas tienen rostros ocultos pensando que nada es lo que parece cuando algo se muestra delante de tus ojos con contornos distorsionados con temor a convertirse en un cuadro de Dalí o en uno de esos cuadros del cubismo de Picasso. Temeroso retrocedes al tiempo sin poder retroceder a las agujas del reloj las cuales se mueven certeras negándose a afirmar el estar pérdidas mientras dan vueltas y vueltas en círculo.

28 de noviembre de 2011

balada para un loco

Tengo ganas de subir este vídeo mas que nada por impaciente porque si espero unos días obtendré una versión de mayor calidad.




"subite a mi ilusión super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
¡con una golondrina en el motor!"

Coreografia diseñada e interpretada por Yanina Gallo Vergniaud y Sergio Bragagnolo (autor de este blog)  con el asesoramiento de German Bragagnolo

25 de noviembre de 2011

La ausencia

¿Qué pensamos? Una cantidad de hilos enredados en mi mente se aparecen delante de mis ojos, estiro las manos para agarrarlos pero ellos se desvanecen entre mis dedos como si fuesen harina o azúcar, tal vez arena como ese reloj de arena que me trae de recuerdo al tiempo, el cual corre mientras permanezco inmutable, cuasi petrificado viendo prácticamente la nada sintiendo el viento quien sopla sobre mí en este lugar desolado donde no hay árboles ni plantas, en esta llanura en la lejanía. En aquellos planos, en aquellos lugares mientras espero vuelvo a mirar mis pies y veo el verde del pasto extendido ahora hasta el horizonte metamorfoseando a la nada en algún paramo de aquellos pero no soy consciente de ser consciente, de mi ubicación, es más puedo agregar que me encuentro serenamente perdido aunque no lo parezca pero dejo a la intermitencia actuar como le plazca mientras me acuesto apoyando la cabeza sobre una roca debajo de ese árbol que en algún descuido hizo presencia

20 de noviembre de 2011

Revuelos


 
          Resulta extraño tener una idea fija en la mente mientras miras el vacio introspeccionando tu pensamiento cuando no te descuidas al creer en tus ideas.
                Dedicado al volar hacia los capullos de algodón, en estas tareas propuestas por temor a esa sana cordura que te venden en medios de “uniformación”, la palabra que busco es de crear una masa de semejantes que mantengan un patrón el cual será llamado como “normalidad”, quizás resulte mejor decir medios de normalización. Y me niego refugiándome debajo de arcoíris de celofán deseando la caída del telgopor, horrorizado de las comparaciones artificiales, artificie del corazón mirando la naturaleza como una especie de suprema unión mientras haces del verde tu color supremo en esas relaciones que siempre se tienden a realizar como una forma de entrarlas más adentros de lo que crees capaz de hacerlo.
                Y te gustaría vivir fantasías en esta fantasía que ya estás viviendo como una forma de escaparte a la fantasía por la puerta de la realidad, frustrado al comprobar la intersección vacía entre estos dos grandes conjuntos de mismos elementos pero funcionalmente diferentes.
                Pero te niegas a revolotear tus alas, que desespera el hecho de verte negarte cuando este mundo está hecho para atrevidos y los soñadores quienes no se suben al tren porque saben su deber de luchar en la marginación o en la auto-marginación, porque seremos flores de pelotudos pero las flores poseen su belleza, tienen su necesidad de ser y por más efímeras que sean siempre dejan su aroma y alguna prueba de su existencia como puede ser otra planta más la cual se encargara de nuevas y nuevas flores como un circulo extendido hacia el infinito buscando siempre su divergencia al contrario de lo que buscan los matemáticos… Se prefiere por millones de años luz a la divergencia

18 de noviembre de 2011

Amoldarse

















Cada cosa en su lugar
forman una pieza de rompecabezas,
un movimiento de ajedrez,
un par de vasos apoyados,
el tintineo de ellos al  chocarse,
un movimiento artístico
y el cajón que se abre
los cubiertos guardados
todo en absoluta sincronía
teatro de la vida
pequeñas rutinas
todo acomodado en armonía
y su mente en constante sintonía
nada difiere, nada cambia
mientras el cree disfrutar de la vida

15 de noviembre de 2011

Era

















Eran sensaciones de canela,
eran gotas de agua cayendo del cielo,
eran danzas alegres, era una zamba,
era un tango, un bandoneón.

Eran hipótesis de vida,
eran palabras caídas en desuso,
modismos olvidados en bauleras zaparrastrosas,
efemérides del tiempo pasado.

Era el desvarió
el rey de la noche,
eran las ilusiones
las reinas del mañana y del ayer.

Era un aliento sobre la  ventana
y unos dedos dibujando lo empañado
un juego de niños
que siempre retorna.

Eran trabalenguas rebuscados
sin sentido y de poco significado,
era algo espasmódico
repetido en una cadena de tiempos.

Era un minuto parado,
era la memoria que no se pierde,
era un lápiz lleno de palabras,
y un papel dispuesto a aceptarlas.

Era el delirio en pinta
que al loco obligaba a la locura,
era la envidia de muchos
al ver bailar alegre a ese loco poseído.

13 de noviembre de 2011

Amorfo























Mentiras empapeladas en la pared,
una verdad a medias sin retorno
círculos viciosos ya sobresaturados
y sinceridades pisoteadas per se

Es la mirada perdida  buscando el horizonte
el vacio con la extensión al infinito
un hombre en posición fetal
deseando nunca nacer

eran manos marcadas en el suelo
y pies agarrando utopías
sueños de los sueños
y la burla a la realidad

El peso de la humanidad a cuestas
pensó la señora de la tierra
mientras alguna lágrima escapaba
y una planta de la nada crecía

Mirábamos a hombres sin cuerpo
a hombres sin rostros ni formas
pero lo peor era que no nos sorprendíamos
y al mirarnos al espejo éramos uno más

pero todo eso algún día acabara
cuando la luna le susurre al sol
-pepe debemos hacer algo-
pero para nosotros será tarde, quizás

11 de noviembre de 2011

El callejón



Se encontró en un callejón, debe de haber pasado la noche entera en el, quizás un poco excedido pero bien no sabe de qué o quizás algo le faltaba. Teniendo esa certeza trata de  recordarlo sintiendo que hace años se levanta siempre en ese callejón y los primeros indicios a su alrededor son encontrados dando un poco de razón a su sentir. Tal vez no sea la primera ni la última noche amaneciendo en este lugar, observa que todo está preparado para olvidar, pero -¿olvidar qué?- Se pregunta y ve huellas, quienes cuestionan ese deseo de olvidar… y cada día al levantarse inspecciona minuciosamente todo, transformándose en rutina, como un deseo para recordar aquello pretendido a olvidarse. Las dudas iniciales todos los días pasan el mismo proceso hasta convertirse en certeza, una certeza atormentadora la cual él desea volver a olvidar una vez encontrada.
En ese deseo, como todos los días, cual necio fuese, cae de vuelta en las mismas y vuelve a entrar al mismo callejón, aquel que parece no tener salida.

9 de noviembre de 2011

Secuencia aromatizada




El sentía el olor de la taza de café con canela, lo sentía cada vez más intenso a pesar de no tener ni siquiera cerca la taza, pero así se le presentaba el recuerdo, así empezaba con algún aroma de aquel día y este recuerdo a veces creía tenerlo acostumbrado. Un taza de café primero como un símbolo de nostalgia se atrevía a pensar en ciertas ocasiones, aunque después se desvanecía como se desvaneció aquel día en su cuerpo el café, pero todavía no comprendía y quizás nunca comprendería de donde provenía el olor a incienso que después venía, quizás el primer día que lo recordó se encontraba cerca de algún incienso “accidentalmente” prendido… Igual no le importo porque este olor a incienso coincidía con la escena siguiente aromatizando ese silencio que caso contrario se hubiese tornado insoportable, habrán sido un par de segundos, un par interminable de ellos y para colmo ese silencio es fácilmente comparable con algún parasito invasivo. Pero después llegaba a su mente una serie desordenada y mezclada de aromas, algunos disonantes, otros complementarios, otros sin ningún tipo de relación y también estaban los opuestos, sus ojos o su mente, quien sabe cual, se negaban a reproducir la escena y la dejaban a la voluntad del olfato, a la voluntad de los simples aroma por no usar la palabra intrincado.
                Ya en esos momentos, acompañado por un aroma salino, en sus ojos se figuraba una que otra lágrima como una especie de lazo hacia el siguiente aroma, la putrefacción pura si lo exageramos ¡O NO! Un aroma agrio recordándole el final de la escena y para mantener extrañamente esa homogeneidad su mente saltaba un par de horas casi bailando, cuasi armónica para llegar a la noche donde otro aroma tendiente a ser agrio se disipaba mientras el vaso, que sostenía en la mano y apoyaba en sus labios, vaciaba su contenido

8 de noviembre de 2011

desenmascararse












Me sentí desnudo, me sentí frágil
me pensé de vidrio, me pensé de papel
me encontré en la intemperie
a la deriva de la incertidumbre
y mi cuerpo tembló ¿será invierno en primavera?
naufrague por mares y a islas arribe
me encontré solo a la espera
me encontré mirando al horizonte
me vi de mil maneras y formas
Quitándome luego las vestiduras
y me entregue enteramente desnudo
a los vaivenes del tiempo
demolí hasta la última cascara,
rompí hasta la última estructura
quede a la intemperie, ¡solo!, ¡no! Con esperanza
y entre tantas demoliciones me puse firme y deje la puerta
para que alguien se anuncie
y permitirle el pase
derribe todo y me mostré sincero
mi cuerpo, como nunca, tembló
y como nunca me sentí feliz en la incertidumbre
juegue la última carta, pero no la última partida
hasta el último camino cerré
esperando que una infinidad de camino se abran

6 de noviembre de 2011

las vueltas del circulo




El la ve el miércoles, la mira y le dice -¡no se! ¿Qué te parece si el sábado hacemos un día de campo?- jamás sabrá porque se le interpuso ese maldito no sé, igual para nuestra historia no  nos interesa, -¿adónde?- le pregunta ella –miremos el mapa y decidamos- y tomando una pausa él, ante la mirada de ella que parece querer asentir, prosigue –te pasare a buscar cuando el reloj de las nueve- el decirlo de esa manera producía en él la sensación de estar en alguna de esas películas, imaginándose ese tic-tac característico que producen las agujas al moverse.
El ya se ve ese día levantándose a las 7 de la mañana con un rock el cuál oficia de despertador, preparando todo meticulosamente, cargando el termo, el mate, un paquete de galletas, -¡huy!, lo olvidaba- la yerba y en el instante a punto de salir se acordó de su nuevo cuaderno, uno de estilo medio hippie que se compro  hace poco para escribir, se veía poniéndose un morral que no posee, cerrar luego la puerta al salir, escuchar el golpecito que la misma daba y después dirigiéndose calle abajo, al dpto. de ella, tocar el timbre una vez y ante el –hola- que ella responde, dice –soy yo, ya estoy.- luego un –espérame- uno o dos minutos después el ascensor se abre, ella sale de al pasillo, lo atraviesa, abre la puerta del edificio (o son demasiados obstáculos o me pierdo en detalles, espero que me sepan perdonar) y luego mientras la puerta se cierra, ella lo saluda, se miran solo unas milésimas de segundo y emprende camino hacia la terminal, el colectivo hace horas los espera a ellos dos y ellos sin preocuparse serenamente caminan en silencio, un silencio tan extraño que ni se le ocurre incomodar, más bien produce en ellos cierta felicidad “pacífica” y de esa forma llegan a la terminal, suben al colectivo, pagan el boleto, se sientan en la cuarta fila, ni una más ni una menos, ella con el privilegio concedido de estar al lado de la ventana. Es allí donde el inicia la charla, por algún motivo lo primero que vino a su mente es hablar de libros y literatura, luego un cambalache de temas suceden a este, hasta que el colectivo arriba a ese pueblito, bajan del mismo y sin dubitar caminan alegres hasta el rio, se sientan sobre sus orillas, procede sacando el termo, acaecen los mates y la cebadas las cuales entremezcladas con el habla se confundieron. Permanecen así largo rato hasta que del termo se fugan las últimas gotas de agua y el último mate hace su ruido característico al acabarse. Se recuestan relajados un rato y luego coordinadamente, “por el cosmos”, los dos al unisonó se levantan, recogen y guardan las cosas desparramadas sobre el suelo, llevan la basura al correspondiente tacho que las espera para colmo y emprenden la caminata por la rivera del rio, caminan largo trecho mientras hablan de la vida, de los locos y los delirios. Encuentran una bella planicie y creyéndolo conveniente el saca un dispositivo el cual permite reproducir música y se ponen a bailar, entre el verde y las flores, entre el cielo, los pájaros y las piedras, un hermoso tango, aprovechan para bailar alejados del mundo, rodeado de naturaleza y las horas pasan, el sol  se corre y el reloj, ese maldito que nunca se tomo el atrevimiento de frenar, les propone el retorno, hace que la realidad acontezca, es un miércoles y ella todavía no le contesta pero el reloj impaciente vuelve a marcarle su error y realmente es cuando él vuelve a la realidad, es un domingo por la noche cuando él se ha dado el enorme lujo de imaginar dentro de otra imaginación

4 de noviembre de 2011

Destino


¿y qué es el destino? Cada movimiento de ajedrez te condiciona las siguientes jugadas, pero previamente se construye en la mente de uno una secuencia, sería una secuencia preestablecida, ya armada por ser redundante, pero a pesar de ser pasos que conforman la receta puede suceder que al finalizar la partida todas las jugadas realizadas ni se parezcan a las armadas en un primer momento, se transforman en una secuencia de pasos con la posibilidad de elegir y así transmutarlos también. Son un montón de puertas las cuales se abren y otro montón cuales se cierran, no es un camino, es una ramificación la cual converge al lugar en el que tú te encuentres ahora

2 de noviembre de 2011

A veces deliro



A veces creo en elefantes de colores, oigo a los globos azules criticar a los rojos y me desconcierto al ver algodones en el cielo, me imagino perdiendo los sueños, perdiendo el asombro y cierta inocencia, temiéndole a la falta de utopías, a la ausencia de esperanzas, a la quietud.
                A veces miro durante una infinidad de segundos esos frágiles cristales cayendo del cielo, veo con cierto desprecio las flores de plástico mientras arranco con descuido a una verdadera. Construyo puentes hacia inimaginables sueños pero siento la fragilidad de los mismos para cruzarlos o me miento creyéndola sentir.
                A veces camino interminables horas siguiendo aquella frase tan repetida y sabia “caminante no hay camino que no se haga al andar”. Busco en los desiertos agua y pencas en los oasis, me abrigo del calor y practico la inversa con el frio.
                A veces a falta de tacto me quedo absolutamente inmóvil, esperando por lo menos algún impulso el cual en tan larga pared acerté de lleno a esa pequeña abertura del tamaño de una puerta.
                A veces escribo cosas incoherentes porque entre tantas incoherencias considero alguna puede tener coherencia, ¿o no?... ¡qué sé yo! Pero por las dudas quiero creer ciertas cosas.
                A veces hago garabatos sin importancia, como una manera de pasar el tiempo.
                A veces voy, solo voy,  otras soy, solo soy... otras no soy ni voy y están aquellas en las que prefiero quedarme en aquel extraño paradigma resolviendo sistemas de infinitas soluciones con la rara necesidad de ir una por una

29 de octubre de 2011

reflejos



Ella se mira al espejo, se ve desnuda a pesar de estar vestida, decide en ese instante que sigue al asombro volver a observarse y de reojo mira su vestido, sus manos y sus chatitas y todo se encuentra en su correcto lugar pero, repito, ella en el espejo aparece reflejada completamente desnuda. Lleva su mano a su rostro suavemente, su reflejo hace lo mismo, toca su vestido y el reflejo su cuerpo. El verse reflejada así en un principio la atemorizó pero por curiosidad vuelve a mirarse en cierto compas mientras busca las mil y un razones o fundamentos para justificar este suceso. Pero nada, ningún indicio encuentra mientras observa su “humanidad”, ningún indicio del porque de los espejos, es más, nunca fue capaz de preguntarse el porqué de los espejos y tampoco del porque de los reflejos, o en palabras quizás más lindas ¿Qué reflejan los espejos?, ¿Qué reflejan? Quizás en el mundo hayan espejos los cuales reflejen sueños, utopías, algunos momentos alegres, otros los momentos tristes, o recuerdos, añoranzas y nostalgias, tal vez haya una varieté de ellos pero este no se encuentra entre los antes nombrados, este te refleja tal como eres, tal como sos. Pero ella esta ciega, es una ciega que puede ver pero no mirar como diría mi querido Saramago. Ella podía ver todo lo que quisiese pero no era capaz de mirar y no mira a su humanidad reflejada, porque aquella entra tantas cosas quizás se encuentre perdida en un rincón, tapada por aparatos, ropa, comodidades, etc.
                Y ese temor inicial significó ver su humanidad reflejada en el espejo, encontrar la existencia de la misma pero negándose a mirarla por no atreverse a cuestionamientos.
                Pocos son los que cuestionan si entre tanta civilización estaremos perdiendo de a poco lo esencial: la humanidad necesita a veces de espejos que  nos desnuden.

26 de octubre de 2011

introspección


Nací, crecí, me amolde, me estructure, me desarrolle, aprendí y hoy ha llegado la hora de liberarme, de buscarme y de reencontrarme, de mostrare enteramente como soy.
 Me gobernó la razón, desde adentro analice los mismísimos rincones existentes del adentro. Tome lo que creí conveniente, desecha aquello que no me gusto y ahora ha llegado la hora de liberarme.
Me vestí de cotidiano y luego destroce esos vestigios, me camufle de normal pero después me deje descubrir.
Fueron procesos, fueron aberturas, de chico la razón tomó las riendas pero  yo no fui consciente y ahora busco ese equilibrio mágico donde el reino sea de todos.
Me siento un conocido en cualquier ambiente, aunque con el tiempo en aquellos que me identifico se me  hacen más familiares.  En cambio con los que no, mientras más tiempo permanezca en ellos, estos se me hacen cada vez más desconocidos.
No me gustan las vueltas, ni las indecisiones, acepto pequeñas tardanzas pero no las faltas. Prefiero respuestas concretas y evito la ausencia de ellas, esas no me gustan.
Soy pensativo, soy relativista, creo firmemente en la bondad y por ello decido partir desde ella para juzgar de antemano, prefiero las explicaciones, entiendo aunque no justifique, justifico aunque no entienda.
Ante fanáticos me convierto en fanático de la contra. Estoy totalmente en contra de los dogmas y los fanatismos.
Nunca deje de darle sentido a la lógica, pero le agregue cierta magia y más vida a la vida.
Leí mucho y aprendí otro tanto, genere una base y nunca me atreví a criticar sin previo conocimiento. Ahora disfruto hasta de las pequeñas cosas, un cambio de enfoque en una película me resulta curioso.
Ejerzo y ejercito el asombro, propongo ante todo la curiosidad. Escucho y hablo aunque generalmente me guste más escuchar.
Estoy completamente a favor de la sinceridad y la franqueza, aunque esta última a veces la relego en pos de mantener la sinceridad.
No creo ser honesto pero busco siempre serlo, no creo ser bueno pero lo intento… Mis mayores virtudes son mis mayores defectos, es como poseer la tesis y la antítesis en la misma mano.
Nunca fui muy adepto a ser impulsivo aunque últimamente le este soltando las riendas.
Me encanta realizar diferentes actividades pero poseo poca  iniciativa

24 de octubre de 2011

tiempos de ecos



Se supone que este día sería distinto, no sé por qué motivo se lo puede suponer diferente si no ha habido algo que lo anunció, pero recordemos que tampoco hubo algo que lo refute. ABSOLUTAMENTE HUBO NADA y sin embargo el está cuestionando cuan típico será el día, esperando de veras por alguna seguidilla de acontecimientos, no se atreve a decir de qué tipo, quizás por falta de imaginación o tal vez por el temor a que nada suceda. Pero él igual mantiene esa pequeña esperanza de algo diferente… ¿Cuántas serán? ¿Una posibilidad en miles? ¿Habrá alguna fórmula pseudo-matemática para estimar una mentira?
Solo su mente, el poder de ella se atreve a decirle al oído que esa posibilidad hoy está latente, solo debe salir, ir al parque, pero antes recoger un libro de los tantos que ya leyó, escribir un par de palabras dentro y abandonarlo en alguna calle, eso le ayudara bastante para restarle cotidianeidad al día, después quizás la avalancha de acontecimientos recalque el cambio.
Ya nada importa, el se levanta abruptamente, toma un libro y sale a yirar por las calles.

Y UN ECO INCANZABLE REPITE
EN LA ESQUINA DEL DESTINO EN MANERA DE CONFIRMACION:
ESTE DÍA ES DISTINTO

19 de octubre de 2011

Huellas sin dueño




A veces se para delante del sendero, observa y tiene la certeza que las huellas imprentas en el son añejas, que en realidad únicamente él utiliza el sendero. Él tiene esa certeza por recorrerlo cada dos por tres y nunca haber visto a alguien, es verdad que una vez le pareció ver una silueta de una persona, pero cuando corrió hasta el lugar donde debería encontrarse, esa silueta ya no estaba más, -quizás fue una de esas plantas- pensó mientras las contemplaba pero… pero habían huellas que ayer el recuerda no haberlas visto, huellas de la eternidad continuamente apareciendo y desapareciendo, y cuando más seguro el esta de la soledad del sendero aparecen nuevas huellas poniendo en tela de juicio su certeza, son solo una marca en el sendero para él…
Otras veces suele sentarse a la orilla del sendero esperando ver a alguien transitándolo, pero no encuentra a nadie y la certeza que él desea disipar cobra más fuerza, confirmando esa convicción que posee, la de que solo él lo camina y nadie más pero siempre cuando vuelve al sendero alguna huella cruza delante de sus ojos y lo hace volver a emprender la búsqueda

Imagen perteneciente al autor del blog, tomada en cuesta blanca

16 de octubre de 2011

escapada a la naturaleza

 la foto la tome en el medio de los ríos, cuesta blanca, cba

El sonido de los pájaros, el del agua al fluir, el de la calma y el del silencio
el sonido de la naturaleza, el de las plantas, de las piedras y de los ríos
son sumamente indescriptibles



13 de octubre de 2011

historia de un presentimiento




Sin saber si seguir buscando, en plena indecisión, ya cansado me atreví a cerrar los ojos para pensar y sentir la música encarga de adornar el lugar, música de fondo… Pero en esos dos segundos no solo sentí la música, sentí también a alguien que paso rozándome el hombro con el suyo sin percatarse, me precipite a abrir mis ojos por tanta curiosidad y resulto ser ELLA, si, ELLA, me daba la espalda y caminaba rumbo a su grupo de amigos, medio tambaleándose por los efectos de la noche y yo sabía que era ella, más bien lo presentía porque debido a la oscuridad del lugar no podía verla, apenas era capaz de distinguir su silueta. Pero una corazonada me palpito, el corazón interponiéndose a la razón me repitió –es ella- incansablemente en ese lapso mágico del descubrimiento. Por desgracias siempre hay peros… Pero yo siendo hombre inclinado a la razón puse en tela de juicio a mis sentimientos, dude de ellos, no creía su sinrazón de sur y norte con la cuál  buscaban alarmarme.
                Debía tomar una decisión y rápido porque no podía parar el tiempo,  el tiempo es ineluctable… Decidí finalmente cerciorarme primero, mirarla, observarla y en ese lapso utilizado la magia disminuía, la sentí disminuir al ritmo del aumento de mis latidos. A pesar de mis malditos ojos de no poseer visión nocturna, ellos negados a ver en la oscuridad y la corazonada, que no necesitaba  de visión,  no paraba de crecer metamorfoseando los pequeños susurros en gritos casi agudos asemejados a los de desesperación. Fue cuando decidí acercarme, estando aturdido por esos gritos a solo menos de un paso de ella, ante tanta insospechada certeza y la magia esfumándose, igual salió de mí aquella pregunta para confirmar tremenda obviedad. Por suerte la magia como si hubiese tomado impulso regreso con tremenda intensidad al son de ES ELLA.

11 de octubre de 2011

¿Objetos o sujetos?

















Y te hacen sentir mal,
aunque tú los pienses como sujetos
ellos se olvidan de que vos no sos objeto.
Y te hacen sentir mal
quizás creen que no tienes sentimientos,
entonces arrasan con tu imaginación,
ése, tu último bastión
el cual para protegerte utilizas,
aún sabiéndolo tratarse de una utopía
recurres a ella cada dos por tres
pero ellos  te la demuelen,
sin compasión la agarran entre sus manos
la estrujan, la doblan, la rompen y la tiran
y tú te quedas quieto,
observándola ser arrastrada,
en silencio y retraído,
con gritos mudos
clamando un poco de ayuda
mientras una lágrima, seca, de tu ojo cae.
Pero ellos se creen señores,
señores de la realidad, incluso de la verdad
y sin importarles arrasan
contra tu construcción, tu refugio
AAAAHHH!!! Resuena solo en tu interior.
Nadie, pero nadie acude a ayudarte
y te quedas solo esperando
a alguien capaz de entenderte
en este mundo que todos hablan
un lenguaje el cual te resulta extraño.
Pero tú siempre buscas evitar,
evitar verlos en forma de objetos
te niegas a caer en sus propios juegos,
jugar  tu con ellos
Juegos que hacen daño,
tu rotundamente dices ¡¡¡NO!!!
NO VOY A ENTRAR AL JUEGO
no quieres a Maquiavelo
en tu vida hilando fino
Y los escuchas hablar de sentimientos
sin saberlos en sus manos
Y tú triste seguirás yirando
buscando a quien le pertenezca tu sonrisa

6 de octubre de 2011

esperando

















Es algo claro
la invitación extendida hasta el infinito
un bucle sin fin se interpone ante la respuesta
se conforman pares de palabras unidas
las cuales de tanto esperar pierden la coherencia
y ella que nunca llegara
se repite su alma sin esperanza
mientras él se esconde
en el rincón de aquel oscuro cuarto
cree que solo es posible ser convencido por nadie
mientras espera a la lagrima escapar de su ojo
y ella que nunca llegara
se repite su alma sin esperanza
justo antes de ver la puerta abrirse
Y como es de esperarse
entre él y la puerta
se apareció aquella silueta

4 de octubre de 2011

Desvanecerse



…Se despertó sobresaltado a la mañana, mira el reloj y el horario marca las 7 mientras el minutero se encarga de confirmar que son en punto, tuvo un extraño sueño, tiene esa certeza, duda unos instantes y luego se levanta, se calza el jean azul y una remera con el cuadro del grito “incrustado” en ella, va al baño, se mira frente al espejo, se lava los dientes, hace bucles, escupe, se vuelve a mirar el espejo, visualiza una pequeña lastimadura arriba del labio, luego se peina rápidamente y sale al comedor, lo atraviesa para llegar a la cocina, pone la pava, espera a que hierva y luego prepara un café al cual lo desayuno con criollitos tranquilamente, todavía no hay apuros piensa mientras de fondo escucha el tac de las agujas. Termina el café, recoge la mochila y parte rumbo a la facultad, pero cuando esta a tan solo cincuenta metros de la misma algo le susurra que hoy debe faltar. Sereno desvía su camino hasta el parque, llega a él, se sienta sobre el pasto y mira hacia el frente perdiendo su mirada. De repente alguien se asoma, una chica quien se sienta cerca, él la relojea y ella le regresa una sonrisa, él se levanta, se acerca y ella lo espera. Un simple hola es lo primero que él puede sacar de su boca, ella responde simpáticamente –Hola, ¿eres de por acá?- el asiente aunque la pregunta en si puede resultar ambigua, el asiente –Si, ¿vos no cierto?- se arriesgar y para su suerte atina, ella le hace saber que es de Rosario y él me permito aclararles es de acá (de Córdoba) –Rosario- él replica con cierto aire nostálgico, recuerda haber visitado aquella ciudad hace un par de inviernos, haber visto el monumento de la bandera, del che, asistir a un par de conciertos y concurrir a bares dispersados, eso lo recuerda, lo piensa, lo charla y ella lo escucha, pocas veces oye hablar de su ciudad natal con tanto entusiasmo… Estando en plena charla ella saca de su bolso un termo y un mate, él le pregunta sobre gustos musicales y se alegran de compartir una “banda de bandas” los guns, the Beatles, sui generis, pink Floyd, etc y de solistas: Charly, Leon, Clapton, Ray Charles, Piazzolla, etc, etc, etc…
                Hablan, se conocen, en algún momento preciso se deben haber terminado los mates pero ellos ni cuenta se han dado, solo regresan a tierra para percatarse que en algún momento deberían comer, deciden caminar hasta un puesto de panchos con salsa, uno para cada uno, poco antes de llegar al puesto en cuestión, el destino quiso ponerlo a él en ridículo haciéndolo tropezar, cae sobre unas raíces de árbol y se lastima arriba del labio, -¡qué raro!- pensó él, igual eso no lo detiene a levantarse rápido mientras hace una pequeña broma para salvar, por lo menos un poco, lo que él se figura como un papelón. Luego continúan, llegan al puesto, piden y comen los panchos y se entregan de vuelta al tiempo quien se compadeció de ellos y le entrega un par de alas para el disfrute de las nubes, el cielo, la briza y de aquel mundo hecho solo para ellos que los espera, un mundo de ilusiones, alegrías y aventuras, pero el tiempo a pesar de todo es contado y por desgracia en algún momento deben bajar, por ello advierten que la noche llego y ella debe irse antes que se haga demasiado tarde, el la acompaña hasta la parada del colectivo. Por suerte el colectivo viene demorado, a veces todo se complota para ayudarlo, aprovecharon ese tiempo para charlar un poco más, pero ese maldito colectivo en algún momento debía llegar y llegó, ella luego de robarle un beso de despedida sube al colectivo, el cual la espera y justo cuando este arranca y el con su mano derecha la saluda, justo ahí, el reacciona ¡¡¡volvió a pasar!!! Repara que en ningún momento se preguntaron la dirección, nunca se les ocurrió pensar que los dos podrían tener teléfonos o mails, saludándola ahora con tristeza advierte en el ojo de ella una lagrima quien también se da cuenta de ese gran error. Y en esa confusión, pensando en el cómo pudo ser, es que se desespera y de golpe despierta sobresaltado, mira el reloj, son las 7 de la mañana y el tiene la certeza que tuvo un sueño extraño…

2 de octubre de 2011

Hace falta una cura



Un día alguien me dijo que la savia es la lágrima de las plantas al ser lastimadas
Las plantas lloran, la naturaleza siente.
Nosotros solo somos una parte de un gran organismo, somos un órgano de ese gran ser vivo, un órgano de la naturaleza.  Es de sabiduría popular que si a nosotros nos falla algún órgano, las consecuencias de esa falla pueden ser fatales, pero pocos se atreven a decir que la naturaleza presenta el mismo problema y en este momento es preciso saber que le está fallando "el órgano humano". La humanidad hace años enfermó y esparce su virus a los organismos de derredor. Pero la naturaleza NO siente dicen las bacterias MALIGNAS, quienes son encargadas de sembrar la destrucción, la naturaleza NO siente repiten centenas de estudios con el único fin de engañar a los "linfocitos".
Imagínense ciertos tipos de “locuras dañinas” donde la mente del paciente se niegue a admitir que enfermó, así nos encontramos en este tiempo. Nosotros, la sociedad, estamos negándonos y la naturaleza lo presiente, lo sabe, reconoce cuál es el órgano enfermo y nos advierte por diferentes medios pero nosotros hacemos caso omiso, cual órgano rebelde que no se deja curar
Y ARRASAMOS CON TODO, SIN IMPORTARNOS LAS CONSECUENCIAS.
 SERÁ TARDE AQUEL DÍA,
 EN EL QUE TERMINEMOS POR ARRASARNOS A NOSOTROS MISMOS

30 de septiembre de 2011

Lagrimas de cebolla



Eran lagrimas falsas, lagrimas forzadas
sin embargo él las sentía
desde la profundidad salían
emergían a la superficie
y a él le estaba impedido llorar
más cuando se ponía todo triste
por ello sin disimulo recurría a la cebolla
quien gustosa corría en su ayuda
patética situación se figuran algunas mentes
que lo creen a él demente
pero el loco elige y prefiere llorar
para ello se las debe ingeniar
en un mundo que está prohibido sentir
los majaretas son los únicos que pueden vivir


26 de septiembre de 2011

Vacios


Mensajes enviados
sin respuesta aparente,
esperando en la eternidad del tiempo
y sin embargo los minutos desaparecen

gritos solos y ahogados
esperando ser escuchados
mientras el camina en el solitario
de su mente en movimiento.

Añora aquellas palabras
que la última vez pronuncio,
contra alguna pared ellas
deben de haber rebotado

y él espera paciente,
mientras locura le receta el doctor
y alguien muy intermitente
le grita amor a su oído izquierdo.

Son palabras mudas
las que él necesita,
es un día imaginado
lo que él está buscando.

Pero todo conspira
y las certezas se disipan
mientras la arena corre
el se entristece.

Nada llegara piensa
mientras su seguridad se desvanece,
nada acontecerá repite
ante tremenda impaciencia.

Aunque él permanezca en serena calma
clamando aquella lagrima
que ante la ausencia de sonrisa
en cualquier momento se figura.

Serán raros los vaivenes de la vida
que hacen un gran entramado
y así como dan también quitan
sin fijarse quién es el correspondido

de fondo, una melodía lo acompaña
como película armoniza la escena
para agregarle tragedia
a esta pequeña  “secuencia o escena”

sin embargo las palabras sobran
a ausencia de las mismas
cuando nada ni nadie puede frenarlas
a las penas de su corazón

él lo sabe, ellos lo saben, yo lo sé
pero nadie puede asegurarle
que ella sepa
las cosas en él desencadenadas

25 de septiembre de 2011

Miradas


Sus almas yiran alrededor del encuentro
parlotean entre nubes
mientras condicionan el después
tejen un entrelineado sin salida
haciendo inevitable aquel momento
aunque sus esfuerzos buscan esquivarlo
sin embargo, una falta de palabras
una ausencia instantánea
los precipita hacia el abismo
produciéndose el llamado “mamihlapinatapai”
los llamanas se hacen sentir
un silencio prolongado
para dos cuerpos que quedaron helados,
dos bocas mudas,
las almas en lucha
hasta que la iniciativa llegó
sus labios rozaron
el dificultoso momento se esfuma
y la alegría se corona

23 de septiembre de 2011

vivamos


Una película metamorfoseada en realidad
un beso de la mano de la felicidad,
abrazos, ¡¡¡MILES DE ELLOS!!!
Exagerar  lo exagerado…
Una sonrisa posa en sus labios,
unas palabras susurradas al oído.

En una parque una corrida mágica,
en el campo, fragancias mezcladas
deciden posarse en nuestra nariz
y en forma desordenada se hacen sentir.

Un dejavu,
un  pürül,
una instantánea,
una T'ika.

Endorfinas bailan sin cesar
danzas que te tocan el alma.
Un pañuelo zambero
enfrenta al aire con pasión.
Bajo la luna, el bandoneon
se mueve bajos los compases del tango.

Un mate y un tarareo,
una utopía y un sueño.

Una imagen inalcanzable
al alcance de las manos.
Un día  inestable
seguido por una infinidad de gotas...
y nosotros dos
recibiéndolas a brazos extendidos

Un día loco,
un veintidós,
de cualquier mes,
estas cosas siempre suceden.















"¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazón."

22 de septiembre de 2011

Chile se siente


Chile se mueve
esta vez no es un temblor,
es algo mucho más grande,
es una gran movilización.

Es a la herencia de Pinochet
a lo que miles le dicen basta.
Es el recuerdo de Allende
el que revive la llama.

La escuelas no son empresa
repiten los estandartes,
no son un bien ganancial
corean los adolescentes.

La educación es un derecho,
con tinta indeleble ha sido escrito
en el alma del pueblo,
quien está cansado de los pisoteos

y chile se mueve señores
claman al mundo sus voces
esparciendo esperanza
a lo largo y ancho de este planeta

20 de septiembre de 2011

¿te estas escuchando?


Hey chabón, ¡escucha lo que estás diciendo!
a caso te gustaría ser metido en un domo
¿quisieras que los militares te torturen y te maten?
levantarte todos los días acompañando por el hambre
¡hey! ¿te estás escuchando?
qué suerte que tu si tienes un par de pesos
¿pero crees tú haber tenido educación?
quizás seas docto en física, lengua o sociología
pero eso no es educación
¿y dices haber puesto sacrificio en ello?
cuando nunca necesitaste trabajar
sacrificio ponen ellos a quienes se les negó el colegio
¿tú crees que se puede salir de eso?
¡¡¡no seas iluso!!!
uno más uno es dos
y son centenas quienes no figuran en esa suma
miles más miles son millones
millones de personas que ni el sacrificio las recompenso
¿y tú sigues pensando que un par de militares,
un domo y una metralleta
es algo indispensable?
¿Por qué mejor no devuelves todo lo que tienes?
Y te sacrificas para ganártelo en serio
Solo tienes que empobrecerte
Para competir de igual a igual
Y después veremos cómo te va

17 de septiembre de 2011

Atardecer de una sequía


El viento se aparece de repente,
mientras el camina hacia la facultad,
lo abraza a las diecinueve horas, levantando la tierra
de una ciudad en sequia.

En el poniente la luz del atardecer
junto con la tierra espolvoreada
tiñe de sepia el cielo celeste
y el camina paso a paso contemplando todo
con los ojos de un niño asombrado,
espera la lluvia anunciada,
esa que se hace rogar.

Las nubes dejadas llevar por el viento
de a poco ocultan el sol,
pero el sepia persiste, él lo sabe.
Al unisonó de su marcha
entra a la facultad,
mientras afuera el clima esta aferrado a mantenerse.
Dos horas después  regresa a su casa en compañía del viento
el cual una extraña alegría en el produce,
pero la lluvia no ha llegado,
la muy irresponsable falto a su cita
y la tierra la añora, con gritos secos la llama.

16 de septiembre de 2011

La noche de los lapices


35 años ya pasaron
de aquel día en que el diablo
jugó con la muerte a las escondidas.
10 lápices recién empezados
desaparecidos sin dejar rastro,
sueños y utopías tiradas al tacho
por gente que no fue capaz
de vestirse de verde para la ocasión.

Reemplazaron autos militares por falcons,
uniformes por capuchas,
Vidas por miedos y castigos,
pero las armas mantuvieron.
Nunca paso por su mente
reemplazarlas por alguna flor.
No seas iluso, sabían que eran adolecentes
y sin vacilar igual procedieron,
no seas iluso, el diablo tomo partido
se vistió de verde y mezclo dos banderas,
el celeste se confundió con el rojo
y ellos creyeron que eso los justificaría.

Con fusibles extinguieron la esperanza,
más rápidos que un bombero extinguiendo fuego.
terror y represión
estuvieron dispuestos a sembrar.

Diez lápices dejaron de escribir
una noche que se prohibió soñar
y el país dejo de sentir
durante seis años de anestesia generalizada


















"Desde entonces, saco punto a la memoria,
con creyones, a colores, te dibujo una canción, 
que es un corazón con su flechita
Claudia y Pablo, a cada lado, para siempre un mismo amor."
                                    Rogelio Botanz

15 de septiembre de 2011

Pentagrama solitario


Un violinista en new york,
con sus acordes en la estación
formando una obra maestra,
como eco solitario que resuena

Un tren pasa y se lleva a nadie,
el nuevo público no aparece
Pasos que no desentonan
continúan con ritmo la marcha

Un niño unos segundos escucha
a una madre que de la mano lo lleva,
y alguien se detiene ante la armonía
del compas del reloj que lo apura
  
unos acorde en la multitud se pierden,
LA VIDA! se pierde en ellos.
ninguna sonrisa en los rostros,
y la del músico se desvanece

What world a person can play the violin while people walk without hearing?
who is not able of contemplate a symphony and of sketch a smile?


13 de septiembre de 2011

Ojos ciegos

Ayer te vi, ibas por esa cuadra, la de enfrente, caminabas despreocupada, sin mirar hacia mí, Yo corrí hacia vos como un desesperado a pesar de saber lo lejos que puede resultar cruzar una calle. Una bocina se cruzo por mi mente, una o varias, ya no sé cuantas, parece ser que cruce un semáforo cuando el tipito incrustado en él, en un rojo furioso me gritaba que no podía cruzar, me lo prohibía; pero yo oídos, manos, pies y cuerpo sordos continuaba sin hacerle caso, con mi mente enfuscada en pasar. No sé como hicieron mis ojos para poder esquivar todos los autos, solo puedo afirmar haberme encontrado en tu vereda intacto, pero quizás por tal motivo, la distracción de esos malditos ojos que se independizaron de la mente, resultó que al llegar a la vereda, que dejo de ser la de enfrente, la tuya, no estabas. Habías desaparecido sin dejar rastros, ninguna señal a este corazón que añora. Pero quizás, me repiten mis ojos, quizás... el cerebro quiso ver  ficciones y movilizo todo el cuerpo para llegar a sueños imposibles. No sé, yo me niego a darle la razón a los ojos, no por el hecho de saber que fueron ficciones, sino por el hecho de vivir los sueños y de arriesgarse para cumplirlos. 

10 de septiembre de 2011

sueños desvanecientes


Tal vez el sueño dejo de existir, sometidos quedamos al alcance de la realidad.
Sin oponer resistencia muchos se entregaron, no esperaron a estar arrinconados por la realidad, no intentaron ni fueron capaces de huir de ella refugiándose sueño tras sueño. Prefirieron y desearon, quizás, no caer en la incertidumbre, ni menos en el miedo a ser descubiertos. Solitos ellos se entregaron, unos pasos (tal vez vacilantes) solo bastaron y sus sueños se extinguieron desparecieron… Quedaron aquellos quienes si opusieron resistencia, de todas las descabelladas formas arriba nombradas, manteniendo despiertos nuevos sueños, alimentándolos, abrigándolos, con aquella esperanza que un día los sueños ya gestados, ya crecidos, ya fuertes y más vivos que nunca sean quienes se enfrenten a la realidad y la realidad se transforme en esos sueños, si quizás la mismísima realidad este esperando eso, este esperando por algún sueño el cuál deseoso se decida a incorporarse a ella para convertirla en sueño y en realidad, en realidad y en sueño, ambos entrelazados, inseparables, dándonos todo a nosotros y negándose a arrebatarnos los nuevos sueños y las nuevas sonrisas


29 de agosto de 2011

Extractos de la vida real

Doblo por la Belgrano, bajo hasta llegar a Rivadavia, pleno centro puntano, en un mediodía frio de invierno. Mientras camino un no sé qué me dice que de seguro nos cruzaremos, me repito que es imposible, que se yo. Igual debo hacer tiempo, dejar pasar segundos sin necesidad de hacer nada. Al llegar a la Rivadavia me freno en esa esquina y veo pasar a la gente: Lo que importa es el foco (el enfoque), el tiempo es el mismo, pero el  foco cambia nuestra percepción, solo debemos ver una persona en un caminar lento y centrarla en nuestro enfoque para retrasar la percepción de nuestro tiempo y ni hablar de ver alguien caminando rápido como se lo acelera y si decidimos enfocar nuestra percepción en otra cosa, ver los colores, por ejemplo el celeste, ¡Mira vos que cantidad de personas lleva algo de tonalidades azules y celestes! Haber ahora, veré un punto, siento pasar manchas frente de mis ojos, ¿y si queremos ver rostros? Huy! Mira que interesante, es esta contento, esa parece apurado, ¡qué cantidad de contornos! Y si… -Hola, tanto tiempo- ella me saluda (debo regresar) –Hola ¿Cómo estas?- justo me encuentra volando, colgado. -¿qué estás haciendo acá?- me pregunta -¿Nada, haciendo tiempo- supongo que le dije, o algo similar, que se yo… De repente me encontré diciendo –Chau- y luego ella alejándose. Qué raro, fui vidente y después terrible pelotudo… Debería haberla abrazado por lo menos