26 de octubre de 2011

introspección


Nací, crecí, me amolde, me estructure, me desarrolle, aprendí y hoy ha llegado la hora de liberarme, de buscarme y de reencontrarme, de mostrare enteramente como soy.
 Me gobernó la razón, desde adentro analice los mismísimos rincones existentes del adentro. Tome lo que creí conveniente, desecha aquello que no me gusto y ahora ha llegado la hora de liberarme.
Me vestí de cotidiano y luego destroce esos vestigios, me camufle de normal pero después me deje descubrir.
Fueron procesos, fueron aberturas, de chico la razón tomó las riendas pero  yo no fui consciente y ahora busco ese equilibrio mágico donde el reino sea de todos.
Me siento un conocido en cualquier ambiente, aunque con el tiempo en aquellos que me identifico se me  hacen más familiares.  En cambio con los que no, mientras más tiempo permanezca en ellos, estos se me hacen cada vez más desconocidos.
No me gustan las vueltas, ni las indecisiones, acepto pequeñas tardanzas pero no las faltas. Prefiero respuestas concretas y evito la ausencia de ellas, esas no me gustan.
Soy pensativo, soy relativista, creo firmemente en la bondad y por ello decido partir desde ella para juzgar de antemano, prefiero las explicaciones, entiendo aunque no justifique, justifico aunque no entienda.
Ante fanáticos me convierto en fanático de la contra. Estoy totalmente en contra de los dogmas y los fanatismos.
Nunca deje de darle sentido a la lógica, pero le agregue cierta magia y más vida a la vida.
Leí mucho y aprendí otro tanto, genere una base y nunca me atreví a criticar sin previo conocimiento. Ahora disfruto hasta de las pequeñas cosas, un cambio de enfoque en una película me resulta curioso.
Ejerzo y ejercito el asombro, propongo ante todo la curiosidad. Escucho y hablo aunque generalmente me guste más escuchar.
Estoy completamente a favor de la sinceridad y la franqueza, aunque esta última a veces la relego en pos de mantener la sinceridad.
No creo ser honesto pero busco siempre serlo, no creo ser bueno pero lo intento… Mis mayores virtudes son mis mayores defectos, es como poseer la tesis y la antítesis en la misma mano.
Nunca fui muy adepto a ser impulsivo aunque últimamente le este soltando las riendas.
Me encanta realizar diferentes actividades pero poseo poca  iniciativa

1 comentario:

  1. desmenuzaste la palabra crecer de la mejor manera!!
    muy bueno..
    saludos!

    ResponderEliminar